Coleccionistas

Cómo empezar una colección de libros

Dos libros: eso es todo lo que hace falta para comenzar una colección. En esencia, un coleccionista es alguien que quiere tener juntos sus libros favoritos y conservarlos en el mejor estado posible, bien sea una colección en torno a un tema, un autor, un ilustrador, una editorial o cualquier otra materia que le haga feliz.

Estantería de madera con libros

Aunque hacemos que suene sencillo, hay aspectos del coleccionismo de libros que resultan más complicados: el tiempo que puedas dedicarle al proyecto, la inversión que puedas hacer, el cuidado y mantenimiento de los libros… Pero no entres en pánico demasiado pronto, estamos aquí para ayudarte.


Empieza donde estás. Utiliza lo que tienes. Haz lo que puedas.

— Arthur Ashe

Si una colección de libros es sencillamente un conjunto de obras sobre un mismo tema o interés, ¿cómo puedes comenzar una?

Planificar una colección personal de libros es un acto deliberado que refleja tanto tu personalidad como tus intereses. Se trata de una manera creativa de dar rienda suelta a tu lado más pasional y te diferencia de cualquier otra persona en el mundo.

Según empiezas a recorrer el camino, el camino aparece.

—​Rumi

Se dice que existen dos maneras diferentes de coleccionar libros: de forma rápida y costosa, y de manera lenta y barata. Si dispones de un buen presupuesto y ya conoces bien tus intereses, puedes asociarte con una librería que esté especializada en el tema para que te ayude a encontrar los títulos que buscas.

Por otro lado, el método lento pero constante te hará ganar toda una vida de satisfacción en busca de nuevos tesoros para tu biblioteca. Este viaje incluye la recompensa de ir adquiriendo conocimiento poco a poco y el descubrimiento sobre tus propios intereses y talento para el coleccionismo.

Tiempo

Tú puedes retrasarte, pero el tiempo no lo hará.

— Benjamin Franklin

Como señalamos más arriba, el tiempo es un factor muy importante a tener en cuenta cuando empiezas una colección de libros. ¿Tu objetivo es el de llenar las estanterías de tu nueva casa en los próximos meses o más bien buscas recopilar las primeras ediciones de tus libros infantiles favoritos? ¿Quieres cazar todas las gangas de mercadillos, tiendas de segunda mano y librerías anticuarias por diversión o hacerte con lo que buscas ahora para poder venderlo y sacarle beneficio?

Valora primero cuánto tiempo puedes dedicarle a tu colección y si quieres llegar a completarla en algún momento o, por el contrario, si no te importa que sea un proyecto en desarrollo que mantengas durante toda tu vida.

Estantería con libros

Dinero

Cuando tengo poco dinero, compro libros; si me sobra algo, entonces compro comida y ropa.

― Erasmo

Para algunos, una colección de libros es similar a abrir una cuenta de ahorros o hacer una inversión. El dinero está seguro y es probable que el valor de los libros aumente siempre y cuando se mantengan en excelentes condiciones, aunque seguramente no doblen su precio en un par de años. Aquí te contamos cómo las primeras ediciones de la saga de Harry Potter se han ido encareciendo y lo seguirán haciendo.

Sin embargo, algunos coleccionistas progresan haciéndose con copias baratas, acumulando colecciones de ediciones de bolsillo o títulos con pocas impresiones que no se encarecen mucho más de su precio inicial (o incluso lo reducen).

Otra forma de coleccionar es comprar todo lo que puedas y después ir vendiéndolo poco a poco para quedarte con lo que realmente quieres. De esta manera, aprenderás a vender libros, lo cuál es una habilidad diferente, pero una que te hará seguir educándote en el coleccionismo de libros, al mismo tiempo que haces contactos y ganas experiencia.

Estantería con libros

Conocimiento

No es necesario que seas excelente para empezar, pero necesitas empezar para poder ser excelente.

– Zig Ziglar

Y esto nos lleva al conocimiento. No debería sorprender a nadie que una afición relacionada con los libros lo esté también con la sabiduría. Los bibliófilos son personas que atesoran un gran conocimiento y sienten una gran vocación por este mundo. Para empezar, tienes que estar familiarizado con algunos conceptos básicos y, como sucede con otras materias, ir aprendiendo sobre la marcha.

Lo primero, infórmate bien sobre las convenciones que existen para describir el estado de un libro. Puede que te interese más una copia que esté «como nueva», en lugar de una que solo esté «bien». También tienes que asegurarte, en caso de que lleven sobrecubierta, que se trata de la original y no de una copia facsímil.

Para los libros considerados realmente de anticuario, es decir, aquellos publicados anteriormente a 1900, no sirven las mismas convenciones. Ten en cuenta que cuanto más viejo es un libro, mayor será su valor, aunque no todos los libros viejos –y esto es importante– son deseables o valiosos.

También es recomendable que te informes sobre cómo identificar una primera edición o cómo una firma o una dedicatoria afectan al valor final de una copia.

Estas son apenas unas nociones básicas para iniciarte, pero también son el mejor sitio desde el que comenzar con tu proyecto. ¿Cómo puedes seguir aprendiendo? Lee manuales sobre coleccionismo, sigue o asóciate con librerías expertas e infórmate a través de asociaciones especializadas en coleccionismo como ABAA (EEUU), ILAB (Internacional), Uniliber (España) o AILA (Asociación Ibérica de Librerías Anticuarias).

Acceso a los libros

Quien tiene una colección de libros y un jardín no le falta nada.

– Cicerón

¿Y dónde encuentro los libros? Si estás en una ciudad grande, tienes a tu disposición librerías locales especializadas en libros usados, viejos o agotados, que te ayudarán también a hacer contactos. Si vives en una zona con menos posibilidades, puedes comprar por internet (¡hazlo en Biblio.es!). También puedes encontrar auténticos tesoros en tiendas de segunda mano o mercadillos, además de en ferias organizadas por el sector.

Si compras online, preferirás hacerlo en webs de prestigio (¡como Biblio!). Te aconsejamos que en caso de que recibas algo que no concuerde con la descripción, no te quedes con ello. Siéntete libre para pedirles a las librerías más información sobre un libro, incluso puedes pedirles más fotos. Hazles todas las preguntas necesarias para resolver todas tus dudas.

Una vez que ya te has decidido a coleccionar, puedes empezar comprando y poniendo precio a los libros para ganar experiencia y la seguridad de que estás llegando a los mejores acuerdos para hacerte con las obras que quieres en el mejor estado de conservación.

Almacenamiento y cuidado de una colección de libros

La conservación y el cuidado de tu colección es un factor muy importante a tener en cuenta. Busca un lugar limpio, relativamente seco y fresco en el que guardar tus libros, y en el que estén alejados de la luz solar directa y de cualquier otra fuente de cambios de temperatura extremos. En este post te contamos cómo limpiar tus libros y en este otro te damos una serie de recomendaciones para conservar tus libros en el mejor estado posible.

Manipula siempre los libros con las manos limpias, no te chupes los dedos para pasar página y aléjalos de cualquier comida o bebida. Los libros deben colocarse verticalmente y lo adecuado es que limpies el polvo de manera habitual. A la hora de sacarlos de la estantería, hazlo agarrándolos hacia la mitad del lomo, no por arriba. Si necesitas hacer algún arreglo, utiliza exclusivamente materiales diseñados para reparar libros.

La personalidad de tu colección de libros

He sentido una mayor satisfacción y felicidad coleccionando libros que haciendo cualquier otra cosa en mi vida.

― Peter Ruber, The Last Bookman

Un proyecto de este tipo te permitirá conocerte mejor tanto a ti mismo a y como a tus objetivos. ¿Quieres que a tu afición te permita dar con gente que piense como tú o prefieres disfrutar de ella en soledad en tu casa, con una taza de té y sin tener que escuchar otra opinión?

Hay dos caras de la moneda en el coleccionismo. Ambas se pueden entrelazar entre sí, pero solo si quieres. Por un lado, el coleccionismo de libros puede centrarse exclusivamente en la pasión y el amor hacia los libros y en tus propios gusto. Por el otro, está el lado comercial, considerar los libros como una inversión y valorarlos según las posibles ganancias que puedan ofrecerte en el futuro. Hay quien colecciona libros por el dinero, pero también puedes hacer tu colección teniendo en cuenta solo algo que te guste, sin pensar en su valor, porque lo que realmente es importante para ti es lo que hay en las páginas de tus libros.

Así que si con todo lo que te hemos contado, ya estás preparado para admitir que eres un coleccionista de libros, ¡te damos la bienvenida a esta apasionante afición!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top